La comunidad Alverniana siguiendo sus principios católicos inicio el rezo a la Santísima Inmaculada, con la participación activa del personal de servicios.